Entorno

Liérganes, situado a una altura de 50 metros sobre el nivel del mar y dominado por los Picos de Busampiro, comúnmente denominados “Las Tetas de Liérganes”, se encuentra al sur de la bahía de Santander, a 15 km. del aeropuerto y a 20 km. de la capital cántabra. Cuenta con estación de ferrocarril (FEVE) que conecta con Santander cada hora, lo que permite prescindir del coche para visitar con comodidad la capital cántabra.

Casonas y palacios conviven en las cuidadas calles de Liérganes: La Casa de  la Portilla, La Casa de los Cañones, La Casa de Riaño, La Torre del Cacho, El Retiro, La Casa de Cárcava y Rubalcaba, La Casa del Ángel, La Iglesia de Santa María la Blanca, La Iglesia de San Pedro Advínculo, el Palacio de La Rañada y tantos otros lugares, otorgan al lugar una singular belleza, mecido entre verdes prados y gentes sencillas.

Las Reales Fábricas de Artillería de Liérganes y La Cavada, que se crearon en el año 1.622, fueron las primeras de España, y en ellas se fundieron 25.923 cañones y más de dos millones de proyectiles,  proporcionando a la zona el desarrollo económico que  hoy se muestra en su ordenación urbana y arquitectura.

En lo histórico-literario, la “Leyenda del Hombre Pez”, que data del siglo XVII, impregna al lugar del halo de misterio que aún hoy envuelve la leyenda.

Muy próximas a Liérganes se encuentran las playas de Somo y Langre, donde disfrutarán los amantes del mar de las actividades del baño y buceo, el surf, la pesca y el sosegado paseo por las playas.

Aquellos que deseen el contacto con la naturaleza  se deleitarán con la subida a “Las Tetas de Liérganes”, las ascensiones a Peña Pelada y Peña Cabarga; con el paseo por las Riberas del Miera, la ascensión a los Pozos de Noja, y con cuantas otras rutas y caminos que parten desde el lugar.

En Pámanes, pueblo con el que forma Liérganes un solo municipio, pueden visitarse el Museo de Arte Contemporáneo Elsedo, situado en el precioso palacio del mismo nombre, la Iglesia Parroquial de San Lorenzo (siglos XVI y XVII), la Portalada de la Casa de la Vega -una de las más bellas de Cantabria-, las ruinas de la Ermita de San Vicente, (S. XVII), y un racimo de lugares con particular encanto.

La proximidad al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, al Golf de Pedreña, al aeropuerto, a zonas comerciales y de ocio directamente conectadas mediante el FEVE, y también su proximidad a Santander, a las playas de El Sardinero y La Magdalena,  y a la preciosa bahía de luces infinitas, sin duda una de las más bellas del mundo, confieren a Liérganes la cercanía necesaria a los puntos de interés que busca y precisa el visitante de la zona.

A todo ello hay que añadir la intensa e interesantísima actividad cultural que desarrollan tanto la Fundación Botín como el Palacio de Festivales de Santander, particularmente en verano.